Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

Distancia de Amor

by

Music & Videos

By: Wendy Benítez

Capítulo 15: Yo... yo... ¡TE AMO!

------ Mara ------
No fue una buena idea aceptar salir con Tae Won... ¿como se atrevió a besarme? ¿acaso está loco? Acabamos de conocernos, es imposible que se haya enamorado de mi o talvéz no... Luego de soltarme de su mano y dirigirme corriendo a la salida, me pareció ver a Yong Hwa parado a un lado mio, pero creo que sólo me lo imaginé pues en serio estaba dolida por lo que le había hecho, pues aunque no haya sido mi culpa yo lo propicié al aceptar salir a cenar con él. Todo esto me duele mucho, corrí hasta llegar a una pequeña banca en un parque; después de todo el ver a Yong no fue mi imaginación, esto lo pensé cuando alguien tocó mi hombro...
Yong Hwa: -tocando su hombro- ¿estás bien? ¿por qué lloras?
Mara: -da la vuelta y lo abraza- lo siento... yo en serio lo siento...
Yong Hwa: -correspondiendo al abrazo- no te preocupes, yo confío en tí, todo esto debe tener una explicación, pero por ahora deja de llorar...
Mara: -dejando de llorar- Yong... ¿viste todo?
Yong Hwa: -triste- la verdad si... creo que vi más de lo que debí haber visto...
Mara: no es lo que parece... yo sólo...
Yong Hwa: -tomándola de los hombros- Mara... te creo, cuando te digo que lo vi todo, es porque lo vi todo, y en parte sé por lo que tuviste que pasar, es más esto en parte también es mi culpa...
Mara: ¿por qué dices que es tu culpa? No te entiendo...
Yong Hwa: olvidé llevar a mi novia a cenar -agachando la cabeza- y otro se me adelantó...
Mara: Yong... –abrazándolo- yo nunca te cambiaría por alguien más... yo... yo... TE AMO...
Yong Hwa: -impresionado- Mara... ¿qué acabas de decir? ¿dijiste que me amas? -con una enorme sonrisa en el rostro-
Mara: si, eso fue lo que dije... antes no te lo había dicho porque no estaba segura de ello, y no sabía en realidad que lo sentía hasta el día de hoy... tu confianza ha hecho que yo en realidad sienta que te amo... –sonriendo- y así es TE AMO... no pen..
Yong Hwa: -la interrumpe con un beso- no, ya no hables, no sabes cuán feliz me has hecho con esas palabras... ¡SARANGHAE!
Mara: mi coreano aún no es nada bueno, pero creo que eso es un TE AMO también -entrelazando su mano con la de él-
Yong Hwa: ¡oh! -sintiendo las gotas en su rostro- creo que va a llover... -halándola de la mano- mejor nos vamos...
Mara: -deteniéndolo- no, a mi... me gusta mucho la lluvia, y hace mucho que no he estado bajo ella... por favor quedémonos aqui por un momento ¿si?
Yong Hwa: -besándole la frente- ok... nos quedaremos aqui bajo la lluvia...

Estar con Yong bajo la lluvia, se convirtió en uno de los momentos más especiales de mi vida; en serio amaba la lluvia y ahora la amo mucho más, pues sé que él la esta compartiendo conmigo; la lluvia me hizo sentir bien y me hizo olvidar todo lo que había ocurrido. Luego de un tiempo, decidimos ir a casa, caminando bajo la lluvia, y pues como era de esperarse llegamos a mi casa todo empapados...

Yong Hwa: -en la entrada- amor... aquí estás en casa, sana y salva ahora si, me voy antes de que me resfríe –estornuda-
Mara: Yong... lo que te voy a decir puede sonar raro, pero no crees que sería mejor si... no sé... si secara tu ropa y luego fueras a casa... no quiero que te resfríes...
Yong Hwa: -mirada pícara- ¿acaso quieres verme desnudo? Pues no creo que vayas a meterme junto con mi ropa a la secadora o ¿si?
Mara: -golpeándole el brazo- ¡hey! estas pensando que soy una pequeña pervertida... pues dejame decirte que no, no lo soy... ¡ash! eso me pasa por querer ser amable contigo -haciendo puchero-
Yong Hwa: -agarrándole la mano- no te enojes, sólo fue una broma, y creo que sí, sería una buena idea... es más ya estoy estornudando y hasta llegar a mi casa creo que ya estaré enfermo... -mirada pícara- ¿pasamos? -dirigiéndose al interior de la casa-
Mara: -seria- ok... -saliendo de su habitación- no se te ocurra intentar algo raro... –bromeando- te informo que sé artes marciales 
Yong Hwa: -sentado en el sofá- ¡oh no! –bromeando- la pequeña y tierna Mara me hará daño -tono dramático- ¡por favor noooo!
Mara: -le tira la ropa en la cara- mejor cámbiate... como sabrás sólo tengo ropa de mujer, pero creo que ese camizón y ese calentador te quedarán bien –imaginando- un poco pequeños pero bien... así que ve al baño y cámbiate...
Yong Hwa: -haciendo reverencia- como usted diga general -sale corriendo-
Mara: ¿que le sucede a este hombre? Está actuando como un niño pequeño... pero con todo se lo ve lindo... bueno iré a preparar algo caliente para que no se resfríe...

------ Yong Hwa ------
Llegamos a casa de Mara y debido a la lluvia ya me sentía un poco mal, y creo que ella lo notó, pues me pidió que me quedara en su casa hasta que ella secara mi ropa, cosa que acepté, después de todo no quería estar enfermo, pues la influenza y yo no nos llevamos tan bien que se diga... Fui al baño a cambiarme; al salir no la encontré, sólo un delicioso aroma envolvía el lugar, así que me recosté en el sofá y me quedé dormido. Como lo sospechaba ya estaba enfermo, tenía mucha fiebre...
Mara: -tocándole la frente- Yong... despierta... Yong...
Yong Hwa: -delirando- ¿eh? ¿en dónde estoy? ¿por qué me duele tanto la cabeza? ¡ah!
Mara: no te preocupes estás en mi casa... te curaré, haré que esa fiebre bajé no te preocupes -lo ve quedarse dormido de nuevo-

(al despertar Yong)
Yong Hwa: -tratando de levantarse- Mara... ¿donde estás?
Mara: -volviéndolo a recostar- Yong... no te muevas, quedate quieto, la fiebre ya bajó, toma un poco de esto, te ayudará a sentirte mejor -acercándole un vaso a la boca-
Yong Hwa: -mirándola- gracias por cuidar de mi... tenías razón cuando dijiste que si seguía con la ropa mojada me enfermaría, la verdad es que soy un poco enfermizo... tendrás que cuidar mucho de mi cuando nos casemos... seré un esposo “problema” –sonriendo- y tú -mirándola fijamente- serás la mejor esposa...
Mara: -sonrojada- ¡eh!... aunque la fiebre ya bajó, aún sigues delirando... creo que será mejor que llame a un doctor –levantándose-
Yong Hwa: -sujetándola- no estoy delirando, estoy siendo sincero contigo, quiero hacer las cosas bien y en realidad quiero que seas mi esposa, y espero que tu también me quieras como tu esposo...
Mara: -bromeando- mmm... no creo que mujer alguna quiera tener un esposo “problema” –abrazándolo- pero será divertido curarte cada vez que estés enfermo –mirándolo- además en ese estado te ves tan inofensivo, y no sería para mi problema abandonarte si te pones difícil -riendo)-
Yong Hwa: -sonriendo- así que me abandonarías.. –haciéndose la víctima- ¿harías una cosa tan horrible como esa?
Mara: -besándole la frente- claro que no... los mejores momentos no siempre son de felicidad, también son de tristeza... no te abandonaré... no te preocupes por ello, seré la esposa abnegada que te mereces... ya lo verás... –sonrie-
Yong Hwa: -pensativo- sólo tengo una pregunta... recuerdas cuando nos conocimos y ya que no sabía cual era tu nombre te llamé “pulmones de acero” -mirándola fijamente- creo que ahora mi teoría está comprobada 
Mara: *”pulmones de acero” en serio lo recuerda* ¿teoría? ¿de qué estás hablando ahora?
Yong Hwa: -curioso- ¿por qué tú no te has resfriado? ¿es que en realidad tienes pulmones de acero?
Mara: -sonriendo- a eso le llamas teoría, en serio... bueno responderé a tu pregunta... yo crecí en un ambiente un poco extraño, el clima de la ciudad en la que vivía varía muchísimo y ya estoy acostumbrada a calor o frío intenso, y pues yo no me resfrío fácilmente... ni siquiera me enfermo a menudo, pero eso sí, cuando me enfermo, me enfermo bien feo... y bueno esa creo que es la razón por la que no estoy resfriada ahora...
Yong Hwa: -asombrado- ¡wow! Sigo pensando que serás una excelente esposa... y tu vida debió ser dura por lo que me cuentas ¿no?
Mara: La verdad no... es verdad no crecí rodeada de privilegios pero todo ello me ayudó a que yo me esforzará mucho por conseguir las cosas que necesitaba, y mírame eso me trajo hasta aquí –abrazándolo- a tu lado...
Yong Hwa: -abrazándola también- entonces le agradezco a la vida que te haya conducido hasta mi... –mirándola- Mara, tengo algo importante que decirte...

Continuara...

15 de 30
Comentarios