Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

Mi razon y tu corazon

by

Music & Videos

Una historia de amor apasionada

CAPITULO 10: VOLVER A VERTE

En mi habitación me tumbé sobre la cama como si no tuviera agarre, siento como que la gravedad me hace falta, en la pantalla de mi celular se lee “Llamar a Minho”. Necesito escucharlo y decirle que lo extraño, lo mucho que lo echo de menos, que la universidad aquí apesta a estiércol, que mi doctor es un extraño maniaco de la verdad. Lo necesito, no puedo terminar de decidir si llamarlo o no. Tal vez este con Suzy en una intensa sesión sexual el solo pensarlo me da repulsión.
Finalmente me decido por no llamarlo, tengo que ser fuerte y usar un poco de la racionalidad que me queda para mantenerme fuerte. En lugar de eso llamo a Yuri
- Hola
- ¿Cariño como estas? 
- Mejor que ayer
- No suenas a estar mejor
- ¿Es por Minho?
- No es por eso creo.
- No sé si contarte esto…
- Hmmm algo bueno? 
- No sé, si algo bueno. 
- Suzy rompió con Minho
Me toma unos segundos responder.
- Creí que durarían más tiempo, se veían realmente bien juntos... 
- Cariño, deja salir todo, no puedes quedarte con nada más.
Cuando termina decirlo, solo soy lágrimas, no puedo evitarlo y lloro sin consuelo susurrando palabras indescifrables, ha sido así todas las noches. Llamo a Yuri, hablamos un poco y termino llorando. 
- Yuri, odio esto, no puedo con esto, nunca creí que se sentiría tan horrible. –Mi corazón comienza a estrujarse. 
- Ustedes deben hablar un poco, ¡por Dios¡ Suzy termino con Minho, porque él se deprimió y la dejo de lado, prácticamente él no sintió la ausencia de Suzy. 
- Yuri… Yo…quiero olvidar a Minho, debes prometer que dejaremos de hablar de él.
- Cariño…
- Por favor. –Estoy rogando con la voz entrecortada.
- Lo haré por ti, y quiero verte pronto¡ 
- Yo igual
- A dios
- A dios
Los días siguientes siguieron la misma rutina, Yonghwa hablando de más en el comedor y Nichkhun sintiéndose avergonzado por su video-chantaje. Yo he dejado de llorar y por fin, Minho comienza a ser un recuerdo, un bello recuerdo. Cada día cuando no estoy estudiando o hablando con alguien lucho con mi teléfono y mis dedos para evitar llamar a Minho. El dolor de cabeza se va y junto a eso, otro semestre más. 
No estoy acostumbrada a ir de vacaciones, pero Yonghwa insiste que las vacaciones son cruciales para mi recuperación total. Nos vamos de vacaciones a Grecia. No sé qué me pasa, es como si tuviera un chip nuevo insertado en el cerebro. Yonghwa paga por todo como siempre, sus bromas son cada vez más intensas a veces no sé cuándo está bromeando.
- Yoony, si no casáramos, todo esto sería tuyo…
Señalando el mar.
- Muchos litros de agua y peces para comer. 
- No tienes sentido de romanticismo. 
- Ese es mi encanto–Respondo colocando las manos alrededor de la cara simulando una flor.
- No, tu encanto es ser tierna
- Por favor no¡¡ , no voy a escucharte¡ no otra vez, no soy tierna¡
Me voy dándole la espalda al mar, la brisa suave y fresca, menea mi cabello, cuando voy caminando siento las manos de Yonghwa sobre las mías, me detengo en seco, esto es poco usual.
- Por favor no me evites, estoy luchando realmente duro para hacerte entender que no soy un villano que intenta salir del alcantarillado y conquistar el mundo.
- Yo…
Estoy básicamente congelada, mi antigua Yo hubiera roto esa mano, o seguido el juego, pero me ha tomado por sorpresa.
- No digas nada
Desciende sus manos a mi cintura y posa su barbilla sobre mi hombro casi respirándome en la oreja derecha. Es extrañamente reconfortante… No me muevo, qué es esto, de todos modos es solo contacto físico, no es como que fuera algo nuevo para mí. 
- Mírame. 
Yonghwa me libera de su agarre, volteo para verlo, su rostro esta enrojecido, por el repentino acercamiento o su valentía de abrazarme tan románticamente, el verlo así me hace recuperar mi confianza.
- ¿Yong a qué estás jugando?
- A quererte
- Entonces soy un juego, Y cuál es el premio? ¿Un par de colmillos de cascabel envenenadas?
- El premio… es… que te enamores de mí.
- Creo que no quiero jugar este juego.
- Sé que piensas en Minho
A qué viene todo esto de repente. Yonghwa sigue hablando más y más.
- No puedo resistir escucharte llorar más, sin poder hacer nada.
- Entonces me has estado espiando
- Casi 24 horas al día, Yoo permíteme poder reconfortarte.
- Yo… no quiero que me veas llorar, la cosa es… Minho es… el pasado. 
- Yoony déjame ser tu presente.
- Yong , la cosa es … no puedo estar contigo y seguir pensando en Minho
- Déjame ayudarte a olvidarlo.
Me mira directamente a los ojos, sus ojos cafés son intensos y casi desafiantes, se acerca a mí, siento su respiración muy cerca, sus labios se unen a los míos en un suave beso. Esto no está bien, algo dentro de mí se rompe, y comienza a fluir como un hilo de lágrimas sigue su camino, trazando surcos sobre mi rostro. Yonghwa se detiene y me mira confundido.
- Yong, yo no puedo… lo siento. 
Vuelvo a la habitación sin voltear o ver la reacción de Yonghwa. Minho como era de esperar está en todos mis pensamientos, no puedo sacarlo incluso cuando estoy en un lugar paradisiaco con un hombre que esta sobre el normal común.
Casi al anochecer decido salir a tomar un poco de aire, veo una silueta conocida, un hombre alto como de 1.85, hombros anchos y brazos fuertes. Unos hombres que visten igual se acercan a él, voltea y poco a poco como en cámara lenta, su rostro se ve iluminado por las luces del hotel, es… Minho.
Quiero correr a abrazarlo pero mi cuerpo no se mueve y se niega a dejar su lugar. Intento hablar pero nada sale de mi garganta, para cuando me muevo Minho comienza a caminar lejos de mí, corro más rápido, pero tropiezo con un macetero. Para cuando me recupero ya está muy lejos, lo sigo, pero se pierde entre la gente de recepción, miro a todos lados desesperadamente con el corazón agitado, lo busco, avanzo entre la gente sin éxito. Se ha ido…
Cuando estoy a punto de rendirme.
- ¿Me buscabas?
- Yong…-Casi mi voz se apaga de decepción
- Oh¡ Pareces decepcionada. 
- No, solo… 
- Ah¡¡ Ya lo viste
- ¿Ver qué?. –Fingiendo amnesia
- A él.
Me señala a Minho que saluda alegremente a Yonghwa. Mientras lo veo acercarse, una corriente de frío inunda mi cuerpo, desde la cabeza hasta la punta de los pies y lo único que recuerdo es la cara de Minho cambiando de expresión. 
- ¿Estas mejor? 
- Si. Me duele un poco la cabeza…
Me levanto y giro para comprobar que estoy hablando con Yonghwa pero no es él, es Minho. 
- No te has recuperado totalmente. – dice como si nada habría pasado
- ¿Qué haces aquí?
- Estoy en un viaje con compañeros de la universidad
Asiento con la cabeza y pregunto. 
- ¿Dónde está Yong?
- Yong? – Frunce las cejas
- Quiero decir Yonghwa
- Él salió a recibir a Nichkhun.
- ¿También está aquí? 
Esto es como un mal sueño, ¿qué demonios está pasando? Si no era una trampa o una jugarreta, definitivamente era mala suerte.
- Yoona… -Quiero escuchar lo que tiene que decir pero realmente no puedo dejarlo. 
- Ya estoy bien, sólo voy a tomar mi medicina. –Enseguida me levanto, sonriendo. 
- Te ves delgada Yoona, ¿has estado comiendo?
- Es por el tratamiento, no puedo comer todo lo que quiero, hay cosas que me gustaban y ahora ya no me gustan, mi apetito ha cambiado igual que mi forma de pensar. 
- Sobre nosotros… -Vuelvo a interrumpirlo. 
- Realmente ya deje todo eso atrás. -Minho se tensa, me mira directamente.
- Para mí, para mí no se ha terminado, aunque intente hacer mi vida, no pude. –Lo dice echando llamas y muy molesto.
- No tengo que escuchar esto. – Me muevo, pero él esta poseído me empuja a un mueble y se pone a hablar casi gritando, cada palabra que sale de sus labios son con furia y dolor.
- Vas a escucharme, no voy a seguir más tu juego, estos meses han sido los peores de mi vida, si tan solo hubiera tomado la decisión correcta. Quiero volver al día que te operaron y decir… decir “Estoy aquí, por ti, para siempre, te amo” –Dice las últimas palabras tan lento que casi puede escucharse un eco pesado y corto. 
Tome valor para no llorar y arrojarme en sus brazos, no hay nada que nos impida estar juntos, pero es esas situaciones ridículas en la que dos amigos no pueden jugar al amor, hubiera sido más fácil ser amantes, amigos con derechos. No voy a dar mi brazo a torcer, es un juego que tengo que ganar. 
- No tengo nada que decir me voy, si vuelves a empujarme de esa manera, voy a olvidar que fuimos amigos. –Completo mi oración siendo muy amenazadora.
- No puedes fingir que nada está pasando. 
- ¿Lo que pasa aquí? No seas ridículo. 
Salgo de la habitación golpeando la puerta, un instante después estoy afuera esperando a Yonghwa. Llega junto a NichKhun.
- ¿Por qué estas afuera? –Pregunta Yong
- Quise tomar un poco de oxígeno. ¿Cómo estas Nichkhun?
- ¡Listo para la fiesta¡ - Dice muy emocionado. 
Los tres nos sentamos observando el paisaje, desde el hotel se puede ver la playa azul, arena blanca y el sol que empieza a ponerse como un cuadro celestial. 

11 de 16
Comentarios