Cargando contenido ...

On Air: AutoDJ

www.gkpop.com

Qué te gustaría saber?
Share this Story

Mi razon y tu corazon

by

Music & Videos

Una historia de amor apasionada

CAPITULO 8: EL FIN

Aunque la cirugía salió bien de algún modo no me siento sana, y no me refiero a físicamente, es un malestar emocional como dicen los de coeficiente normal. La respuesta que he estado esperando por mucho tiempo por fin llegará. No voy a ser ambiciosa y querer ser feliz, sólo quiero cumplir con mis objetivos, que los demás sean felices, eso no es para mí.
Yonghwa finalmente se ha decidido por hacerme su novia, eso no sucederá. Jamás. Desde la cirugía mi visión del mundo ha cambiado mucho. Ahora puedo ver también en gris, ya no solo es blanco o negro. Es muy extraño, pero lo entiendo. Estoy siendo humana, lo que significa que no puedo dejar de fingir más. 
Ya casi termina la universidad y vendrán las vacaciones de primavera. Minho está cada día más reluciente y sonriente, me siento bien por él, una sonrisa suya es un regalo para mí, el acto más grande que puede darme, a decir verdad esto que siento, es alegría y dolor, pero el dolor viene después, como pequeñas punzadas que se convierten en puñales. 
En la oficina de Administración. 
- Gracias por todo, he tenido un excelente año. -Digo con la voz entrecortada.
Antes hubiera sido todo tan fácil, como romper una hoja de papel o como dicen pasar la página rápidamente. Minho, ¿qué me has hecho? 
Veo a Yonghwa recargado sobre la pared, me acerco y lo saludo con un golpe en el brazo.
- Parece que ya te has recuperado Yoona.
- Claro¡¡ no me ves, ahora acabaré con todos los hombres de esta universidad.
- No te adelantes¡
Yonghwa… necesito abrazarte y decirte gracias. 
- Yoona, no puedes fingir. ¿Lo sabias?
Solo le dedico una sonrisa, pero algo me impulsa, mi cuerpo toma control de mi mente y lo abraza. 
- Gracias. Aunque hayas intentado sacarme del camino. 
- Yoona, ya lo sé.
Nos separamos, estoy algo desconcertada por su “Ya lo sé” y qué es lo que sabe.
- Puedes irte en paz, ya no voy a molestarte, pero moriré si no hago esto.
Se acerca a mí, me mira directo a los ojos, la distancia entre nosotros se acorta y se hace inexistente, sus suaves labios tocas los míos, en una danza lenta y coordinada. 
- Si te marchabas, me habría arrepentido toda la vida, pero si cambias de opinión, sabes dónde encontrarme. 
Se aleja sin darme opción a contestarle. Lo sabe.
En mi departamento, Yuri organizo todo para poder irme con calma, voy a extrañarla, mi hermano está bien con su familia y prometió visitarme. 
En la tarde después de comer con Yuri, llame a Minho, en el café de siempre. 
- Minho¡¡
- Yoo¡¡¡
Nos fundimos en un abrazo sincero.
- ¿Va todo bien? 
No Minho, mi vida ya no es la que era. 
- Sí, todo muy bien. Tomemos un café. 
- Yoo, disculpa por no contestar el día de tu cirugía.
- Tranquilo, ¿estoy aquí no? Te veo más feliz. 
- Sí, es por Suzy nos reímos mucho juntos, la pasamos bien. 
Más te vale ser feliz. 
- Estoy en Paz, aunque hay algo que quiero decirte, pero antes vayamos a un karaoke. 
- ¿Un karaoke? ¿ Vamos a cantar algo de Cindy Lauper? Y arruinar el ambiente? 
- Como antes…
Cantamos como locos, a toda voz, mientras todos nos veían atónitos, todavía no tomo alcohol, pero lo estoy haciendo, ya que, solo voy a vivir una vez. Minho y yo nos sentamos en un parque ya es muy tarde y hace frío.
- Sabes Minho, siempre pensé que estarías conmigo en todo momento y sin importar nada…
- Si lo dices por el día de la cirugía …-Su voz refleja arrepentimiento 
- No es por eso. 
Lo interrumpo lo más suave que puedo. 
- Es porque creo que debemos dejar de vernos, a decir verdad esto no está funcionando para mí, y por primera vez en mi vida, quiero sentirme bien, quiero dejar de sentir.
Lo miro a los ojos, sigue tan guapo como siempre, su pelo lacio, su sonrisa coqueta, como puede sonreír en un momento tan difícil para mí. 
- Yoo, espere por esto desde el momento que nos conocimos…
- Lo sé, pero lo que quieres escuchar no lo voy a decir. No voy a pedirte que me sigas, porque ya te hecho mucho daño, lastimado tus sentimientos y te herido.
- No entiendo a qué te refieres.-responde totalmente cotrariado 
Quiero llorar, decirle que lo amo, que deje a Suzy y que me siga, que podríamos vivir unos años juntos. Pero esto ya es injusto para él, merece ser feliz con alguien que pueda cuidarlo. Me recompongo casi estoy sonriendo, para cuando me atrevo a decir…
- Solo recuérdame como la amiga que fui para ti, olvida quién fui este último mes y si puedes algún día, olvídame por completo. 
Minho frunce las cejas, no entiende. 
- ¿A dónde te vas, todo está bien?.
- Voy a liberarte de mí, desde este momento eres libre – Digo intentando sonar serena
- ¡Yoo, estas asustándome ¡ ¿qué pasa?
Minho, quiero dejarte, ¡por favor vete! 
- Todo estará bien ahora. 
- ¡¡Nada está bien!! vas a decirme que demonios te pasa en este momento. 
- Minho, sólo sigue con tu vida, no quiero ser más una sombra, una carga para ti. –Aún intentando mantener la compostura para no llorar.
- Somos amigos Yoo. ¿Puedes explicarte claramente? 
No lo hagas más difícil. Tienes que irte. 
- Tengo mis razones. Quiero ser libre, después de la cirugía he perdido algo, mi ventaja. No puedo pensar con claridad. Todas estas relaciones me hicieron débil, tú eres una distracción, quiero dejar de preocuparme por ti, o cumplir con los desayunos de los domingos, quiero dejar de escuchar la música que te gusta, solo eres una persona más en este planeta y no puedo darte más mi atención, no lo mereces.
Estoy sangrando por dentro o la hiel dentro de mí explosiono, porque me quema todo el cuerpo. 
- Yoo está bien, si eso es lo que quieres, así será, pero siempre seré tu amigo, las razones no lo son todo, el corazón también importa.
Lo sé Minho, tu corazón, siempre amigos por eso no puedo seguir así. 

De vuelta a casa, ambos tomamos caminos diferentes, cuando lo vi desaparecer en las escaleras del tren subterráneo, resistí un par de minutos sin moverme, pero no pude. Mis pies se vieron bajando rápidamente las escaleras cuando llegue al pasillo baje a la entrada de trenes mire por todas partes pero ya no estaba, seguí corriendo pero no lo pude ver, hasta que un intenso dolor de cabeza me derrumbo. Despierto en un hospital y al primero que veo es a Yonghwa, siento un poco de decepción, pero las cartas ya están lanzadas…
- Yoona , te ves… horrible, como si un tren te hubiera pasado por encima. 
Solo le sonrío, él sigue hablando.
- Yoona, sobre Nichkhun; él está en el lugar al que te diriges. 
- Ya lo sabía, yo también hable con él. Lo que le diste cambio mi vida y la de él, también la tuya. Y si no te importa tengo que ir a casa.
- Te llevo.
En casa cuando Yonghwa se fue llore hasta quedar dormida, desperté para coger una par de anteojos de sol inmensos y una par de maletas. Me despedí por última vez de mi antigua vida, la vida en la que casi era humana, en la que casi me enamoro. Le dije adiós a Minho por última vez, deje una nota en una mesita de madera. 
“Si lees esto, tienes que saber que siempre te necesite y que no te odio”. Sinceramente Yoona.
El camino al aeropuerto es largo e interminable, tengo el celular apagado, no quiero escenas de dolor, ya me despedí de Yuri y mi hermano, todo va estará bien a partir de hoy. 
En el aeropuerto mientras presentaba mi boleto, me informaron que había sido cambiado por uno de primera clase, tal vez…. Llame a Nichkhun para confirmar si él había cambiado mi boleto, su respuesta fue negativa. En el avión, a un lado de mi asiento estaba un hombre medio dormido con una gorra. Cuando me acerque, el hombre levanto la cabeza poco a poco, es … Yonghwa.

9 de 16
Comentarios